Uno de los distintivos del Seminario Teológico del Sur es el énfasis en la continuidad de la formación teológica a través de cursos de actualización, que permitan al estudiante ser relevante en el medio en que se desarrolla.

Cuando hablamos de formación teológica reconocemos que la capacitación debe ser continua, actualizándose regularmente para estar al día con los desafíos del ministerio en el siglo XXI.  Para lograr esto luego de un periodo de formación básica entre uno y tres años como máximo, el estudiante tendrá la opción de continuar en el curso avanzado y seguir actualizándose de acuerdo a sus necesidades.

 

¿PORQUE “FORMACIÓN TEOLÓGICA”?

En STS hablamos de formación teológica y no solo de educación teológica. Entendernos la Formación teológica como un proyecto de vida. Lo que un pastor recibe en el seminario bíblico es solo el principio de su formación, es la base o fundamento para seguir formándose y actualizándose el resto de su vida.

El Seminario ofrece un tiempo básico de formación entre tres y cuatro años. Después de esto, el estudiante puede seguir su actualización teológica a través de cursos intensivos o módulos específicos de acuerdo con sus necesidades.

Cada módulo busca cumplir con los tres pilares esenciales:

  1. Primero, va a demostrar y desarrollar principios hermenéuticos (los principios de interpretación) de manera implícita y explicita. Para STS el análisis hermenéutico es una herramienta fundamental para el estudio de la Biblia.
  2. Segundo, se enseña el desarrollo histórico del tema en cuestión. La iglesia local es parte de la trayectoria de la iglesia mundial. Entender como la iglesia ha tratado situaciones complejas en el pasado, provee muy buenos principios para el desarrollo de un entendimiento riguroso, contextualizado y moderno sobre la teología y temáticas pastorales.
  3. Tercero, facilitara la puesta en práctica de lo aprendido.

Por lo tanto, STS se distingue de la educación teológica tradicional, al requerir que sus profesores, al momento de crear el módulo que ofrecen, integren los tres pilares de la formación teológica:

  1. proveer las pautas hermenéuticas para el estudio de la biblia
  2. integren el panorama histórico del tema en cuestión
  3. instruyan en como este tema afecta nuestra practica cristiana en la actualidad.

Con este modelo de acercamiento integral al estudio teológico esperamos que el estudiante esté capacitado para el ministerio que realiza y se sienta seguro al formular los principios básicos de su fe.

 

ACCESIBLES ECONOMICAMENTE

Es uno de nuestros objetivos, presentar cursos de un alto nivel educativo, con acceso a los profesores y a los materiales relevantes, manteniendo los costos al minino.

 

ACCESIBLES EDUCATIVAMENTE

Comprendemos que nuestros estudiantes acceden con una variedad de trasfondos educativos, lo cual creemos que no debe ser un factor limitante para estudiar la Biblia o teología. Por eso, nuestros cursos están adaptados para permitir que todo aquel con un nivel de educación básico, pueda avanzar gradualmente en su formación teológica.

PRÁCTICOS:

El estudio de la Palabra de Dios, requiere del estudiante compromiso y seriedad en el momento de su lectura e interpretación. La Palabra de Dios debe trasformar la mente del lector y moverlo a una mayor comprensión y adoración de Dios, su autor.

Esta comprensión se debe manifestar en la práctica del creyente, la verdadera sabiduría Bíblica nos lleva a vivir una vida plena y agradable a Dios.

QUE CONTRIBUYA A LA REFLEXION PERSONAL

La habilidad de reflexionar es imprescindible en los estudios teológicos (2 Timoteo 2:7).

La auto reflexión:

  1. Consolida el aprendizaje

2. Promueve una participación activa en el establecimiento y alcance de metas de aprendizaje personales.